marzo 28, 2017

La Terapia

Terapia de Aceptación y compromiso (ACT)

Mi enfoque se basa en lo que viene a llamarse Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT en sus siglas inglesas) y las siglas recuerdan que este enfoque anima a una disposición activa en la vida. Pertenece la tercera generación  terapias cognitivo conductuales a las que se les añade un elemento más, que tiene que ver con la forma en la que nos relacionamos con nuestras vivencias. Es la manera con las que nos relacionamos con nuestros propios pensamientos, sensaciones y emociones lo que nos hace más o menos felices, lo que nos hace más o menos sufrir. Es aquí donde el mindfulness juega un papel fundamental, ya que nos permite relacionarnos con el momento presente de una forma más funcional.

Esta terapia ha sido asombrosamente efectiva en el tratamiento de pacientes con amplia variedad de problemas, desde los más leves a los más crónicos; desde depresión y ansiedad a dolor crónico y drogadicción. A diferencia de la inmensa mayoría de las demás terapias, la ACT está firmemente fundamentada en la investigación científica.

Objetivos de la terapia

El objetivo principal de ACT no es la reducción de los síntomas, sino más bien, ayudar a las personas a encontrar una manera de moverse con lo que duele y hacer lo que funciona, para crear y vivir una vida consecuente con lo que realmente les importa.

Tratamos de buscar respuesta a: ¿Qué buscaba y que he encontrado hasta ahora?, ¿Qué es esto que me tiene atascado?¿Qué es lo que quiero para mi y como caminar hacia lo que es importante en cada momento?

Mindfulness

Gran parte de mi enfoque terapéutico tiene que ver con el mindfulness. ACT ofrece un modelo explicativo de sus procesos clave y un conjunto de nuevos métodos para modificar dichos procesos.

Se dirigimos nuestra atención hacia los pensamientos mismos, podremos ver que son como gafas a través de las cuales observamos el mundo. Conforme te liberas de la ilusión de tu propio discurso puedes aprender a ser más consciente de los numerosas gafas verbales que surgen cada día, y también a no estar limitado por ninguna de ellas. Puedes aprender a aferrarte menos a determinadas gafas cognitivas a favor de una forma más completa de ser consciente de ti mismo