marzo 28, 2017

¿Problemas de pareja?

La mayoría de las quejas con las que una pareja llega a la consulta tienen que ver con el desarrollo de incompatibilidades. Las incompatibilidades se generan sobre los parecidos y las diferencias de los miembros de la pareja. El problema no son las incompatibilidades, que más bien resultan inevitables en una relación de pareja, sino cómo se manejan.

El hecho de que estas incompatibilidades se manejen de forma represiva provoca que se generen conflictos en la relación que empeoran la situación de la pareja. De esta forma, la interpretación de ambos es que el problema es lo que el otro hace o deja de hacer, atribuyendo estos déficit a tres causas: problemas psicológicos, maldad por parte del otro y/o incompetencia personal.

Si este es el panorama, lo lógico es que se intente modificar la forma de actuar o de ser de la persona que no se ajusta “bien” al otro. Así es como se aumenta la polarización que hace que la pareja cada vez se encuentre peor en la relación y que ambos se sientan cada vez más alejados el uno del otro.